Biosolarización, una alternativa a los químicos EFICAZ contra la batatilla (Incluye eBook)

Publicado en Entrevistas el 16/May/2017

Las enfermedades de plantas que tienen su origen en el suelo están causadas por patógenos como Phytium, Phytophthora, Rhizoctonia, Verticillium, Nematodos… El tratamiento tradicional, y que normalmente se ha usado para estos patógenos, ha sido mediante productos químicos, principalmente mediante desinfección de suelos con fumigantes químicos. Sin embargo, en los últimos años, para el control de este tipo de patógenos se está apostando por el uso de tratamientos no químicos que favorecen la conservación del medioambiente.

Puedes descargar el libro digital en PDF haciendo click en el icono que hay debajo de la imagen de portada, donde se encuentra el artículo completo con imágenes y explicaciones.

En este eBook, Francisco José Carretero Esteban del departamento de Calidad Alimentaria de La Unión, os muestra un sistema conocido como biosolarización, con el que podremos combatir de manera eficaz la batatilla, una enfermedad muy común en plantas de tomate, pimiento y berenjena entre otros cultivos.

Una de los problemas fitosanitarios de importancia en los invernaderos Almerienses y Granadinos es la presencia de la enfermedad comúnmente conocida como batatilla. Es originada, principalmente, por nematodos productores de nódulos: Meloidogyne spp.

Los principales síntomas consisten en un amarilleamiento de la parte aérea de la planta seguido de una parada del crecimiento. Se forman, además, los característicos nódulos radiculares producidos por las toxinas que secretan los individuos hembra, para crear los lugares en los que depositan sus huevos y generan nuevos individuos.  El exceso de humedad favorece la dispersión de estos parásitos.

En la actualidad existen varios métodos de control de este fitopatógeno. Uno de ellos es el uso de fumigantes químicos, principalmente mediante la aplicación de 1,3 dicloropropeno. Lo normal es aplicar 2 barriles (20 L/barril) por hectárea en caso de infestación moderada. Se trata posiblemente del mejor nematicida, y con el que hay que tener especial cuidado debido a su elevada toxicidad y a su capacidad para corroer aluminio, cobre, pvc… Sin embargo, existe un procedimiento no químico de gran interés, conocido como biosolarización.

Concepto de biosolarización: este proceso consiste en la incorporación de materia orgánica fresca en el suelo, ya sea de origen animal, o de origen vegetal, permitiendo su descomposición y la actuación de los gases liberados como fumigantes de suelo.

El proceso de descomposición genera compuestos tóxicos para los nematodos, de ahí el efecto desinfectante de esta técnica. La aplicación de restos vegetales frescos resulta interesante ya que se presenta como un método para deshacerse de los restos vegetales del cultivo, que se incorporarán al suelo mediante un picado y mezcla con el mismo. Algunos investigadores consideran equiparable el efecto desinfectante de la biosolarización con la aplicación del mejor tratamiento químico, proporcionando además otra serie de ventajas, como es el aporte de materia orgánica.

Es interesante poder realizar un aporte de unos 5 kg/m2 de materia orgánica fresca, que se picará y se mezclará con un cultivador en el suelo.

Posteriormente se cubre el suelo con un plástico, se le aplica un solo riego abúndate y se mantiene durante al menos cuatro semanas en los meses de verano.

Manteniendo una biosolarización de 4 semanas se obtendrá una eficacia buena aunque no lo suficiente, ya que lo ideal sería mantener el suelo tapado más tiempo. Sin embargo, dado los ciclos productivos que tenemos, en algunos casos podrían no ser posibles biosolarizaciones más largas. Incluso septiembre podría ser un mes bueno para realizar una biosolarización debido a la inercia térmica que se tiene en el suelo, pero octubre y noviembre no proporciona ningún efecto beneficioso.

Hay que recordar que la biosolarización es un método sostenible y que favorece el bienestar y la conservación del medioambiente.

En algunos productores podría generarse la duda sobre la presencia de fitosanitarios residuales en estos restos de cultivo, ya que a la hora de incorporarlos al suelo podría haber presencia de materias activas problemáticas en cultivos posteriores. La solución es realizar un análisis previo a la aplicación.

Los productores certificados de Alhóndiga la Unión tienen a su disposición al Departamento Técnico junto con un Laboratorio de fitosanitarios propio para resolver sus dudas en estos aspectos.

 

Debajo de la imagen de portada del libro, a la izquierda podrán descargarse el artículo en formato eBook (PDF) haciendo click en el icono .


La Unión Juniors